Logo Persis

El agua embotellada, un problema ambiental y de salud

El agua embotellada, un problema ambiental y de salud

México es el país con mayor consumo de agua embotellada per cápita, donde el 72.2% de los hogares que optan por botellas y garrafones es por salud, a pesar de que el plástico poseen Bisfenol A (BPA).

Ciudad de México.- Los problemas del consumo de agua embotellada no son solo un problema ambiental sino también de salud, señaló Simón Dabbah de 22 años y Director de Innovación de Maïm.

México es el país con mayor consumo de agua embotellada per cápita, donde el 72.2% de los hogares que optan por botellas y garrafones es por salud, siendo que el plástico de las botellas y garrafones poseen un químico llamado Bisfenol A (BPA) el cual en contacto con el calor contaminan el agua.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) los efectos adversos del BPA están relacionados al cáncer de próstata y de mama, obesidad, diabetes, aceleración de envejecimiento, enfermedades cardiovasculares, deterioro en sistema inmunológico, así como pubertad temprana, cambios de humor e hiperactividad en el caso de los niños.

Maïm es ejemplo de una empresa mexicana que ha logrado reducir el consumo de agua embotellada en México y Latinoamérica y es que fue la primera empresa que trajo purificadores y filtros de agua con opción alcalina en un esquema de renta a México y hoy sigue siendo la única empresa con el inventario privado más importante de laboratorio de pruebas de calidad de agua.

Este producto es un sistema de purificación de agua inteligente que brinda agua fría, al tiempo, caliente y alcalina, que ha reducido el consumo de garrafones, botellas de agua y filtros básicos en más de 15 mil hogares, pero hay mucha más tecnología detrás de Maïm, lo que le ha permitido expandirse a Latinoamérica, preparar su lanzamiento en Estados Unidos, pero además llamar la atención del país pionero en purificadores de agua para el hogar, Israel, señaló Simón Dabbah.

Con los purificadores y filtros de agua, añadió, se han reducido toneladas de consumo de plástico al año en garrafones y botellas, pero además la empresa opera con cero papel, todo está programado en un sistema donde monitorean el funcionamiento de todos sus equipos en tiempo real, le notifica a los instaladores la adquisición de un nuevo Maïm para instalar inmediatamente, a través de testigos fotográficos y en una Tablet se puede vigilar la calidad de la instalación en vivo y el cliente firma un contrato digital y su satisfacción de servicio.

“Tenemos que ser congruentes si lo que queremos es proteger la salud de las personas, necesitábamos conocer la calidad del agua de las zonas donde instalamos e integrar las mejores tecnologías de purificación del mundo”, comentó.

“No nos damos cuenta del gasto en garrafones, pero una familia de clase media gasta $756 al mes en garrafones. Nuestro Eco-Maïm va desde $229 mensuales y es que el objetivo de Maïm es dar beneficios, beneficios, beneficios, señaló el Director de Innovación.

Maïm se controla por WiFi, da opciones de agua, fría, al tiempo, caliente, alcalina y actualmente su equipo de Innovación y Desarrollo trabaja para crear versiones de Maïm que brinden agua mineral, su versión Maïm café, así como la opción de sabores. Su objetivo es cambiar nuestro consumo de líquidos a todo, desde un solo equipo y a un solo clic, abundó Simón Dabbah.

Cargando...
Load next