Agricultura, un contribuyente para proteger el medio ambiente

La Agricultura es uno de los principales contribuyentes para erradicar el hambre, reducir la pobreza, proteger el medio ambiente e impulsar el desarrollo económico.

El sector agropecuario en México ha experimentado cambios relevantes en los últimos 30 años. Desde la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el sector se ha reconfigurado, tanto en el enfoque de los cultivos como en las técnicas utilizadas para su producción.

La apertura relativa del sector agropecuario en el país ha generado una dinámica de competencia que ha fortalecido la producción de ciertos cultivos y ha debilitado las capacidades de algunos otros.

En las últimas décadas, han ocurrido cambios socioeconómicos y culturales significativos en las familias, lo cual ha modificado los hábitos y las prácticas alimenticias, particularmente en los hogares urbanos.

La producción, transformación y distribución de alimentos deberá estar alineada a los nuevos patrones de consumo. De acuerdo con la FAO, las plantas constituyen el 80% de los alimentos que comemos y producen el 98% del oxígeno, lo cual coloca a la Agricultura como uno de los principales contribuyentes para erradicar el hambre, reducir la pobreza, proteger el medio ambiente e impulsar el desarrollo económico.

La presión en la demanda de alimentos requiere de una mejor tecnología para su producción, comercialización e industrialización. "Uno de los principales temas que ayudarán a solventar este reto es la agricultura con precisión.

Gracias a SupPlant y sus sensores inteligentes, que actualizan la situación de cada planta en tiempo real de cada planta, podemos regar eficazmente según la necesidad específica de cada planta" comenta Orin Ben Ner, CEO de SupPlant, empresa de tecnología agraria.

Grandes retos

Generalmente, la producción agrícola va de la mano con la disminución de las aguas subterráneas.

Adicionalmente, las alternativas bioenergéticas han generado una competencia por recursos similares a los de la agricultura, por lo que es necesario desarrollar mecanismos sostenibles de producción.

"Es aquí donde SupPlant tiene su protagonismo, al aportar la cantidad de agua necesaria a cada planta, conseguimos utilizar solo los recursos necesarios sin sobre regar la planta ni quedarse corto" asegura Ori. Al regar a cada planta con la cantidad de agua necesaria se ayuda a mantener los recursos naturales

En el caso de México, hay cultivos intensivos en tecnología, cuya producción no se está maximizando precisamente por falta de herramientas adecuadas. Las prácticas sostenibles, como la agricultura de conservación y la agricultura climáticamente inteligente, como la que utiliza SupPlant, proporcionan nuevos métodos para incrementar la productividad e impulsar la innovación.

En México existen dos grandes grupos de productores: aquellos a gran escala que compiten tanto nacional como internacionalmente y cuya productividad es relativamente alta, y los que producen para autoconsumo y mercados locales.

Es necesario encontrar mecanismos que incorporen a estos últimos a las cadenas de valor en sus respectivos cultivos.

El número de plagas y enfermedades que ponen en riesgo la seguridad alimentaria ha aumentado considerablemente.

El cambio climático ha acentuado la distribución de estas plagas, así como el riesgo potencial que significan para animales y plantas. Existe un gran reto, tanto tecnológico como regulatorio, para minimizar el impacto negativo que estas plagas y enfermedades pueden causar en las cadenas agroalimentarias tanto en México como en el mundo.

Tendencias clave

Dentro de la agricultura existen innovaciones tecnológicas dentro de las que se encuentran el desarrollo de biorracionales de protección de cultivos, sistemas integrales de producción con aplicaciones biotecnológicas, la semilla como vehículo de tecnología, el agua será el recurso más escaso del futuro, manejo de clima, uso de drones en la agricultura, y las apps para la agricultura.

Estas son algunas de las tendencias agrícolas en México:

- La competencia es global: La eficiencia en el costo de producción y los costos logísticos definirán la capacidad de competir entre países. La industria agroalimentaria se enfrenta a consumidores más críticos en cuanto a lo que contiene cada alimento, pues ahora puede determinar sus necesidades en base a lo que está disponible en el mercado.

- El clima marca límites: Pocas veces nos detenemos a pensar o a investigar sobre la relación que existe entre el clima, la producción y, fundamentalmente, el consumo de los alimentos. No estamos conscientes de que el calentamiento global tendrá profundas consecuencias sobre dónde y cómo se producen los alimentos y llevará también a una reducción de las propiedades nutricionales de algunos cultivos. "Para esto habrá que tener eficiencia en el uso de los recursos y las tecnologías disponibles así como un buen sistema de predicción" afirma Ori.

- La alimentación es prioridad: México es una potencia agrícola por su diversidad. Los alimentos básicos siguen siendo los granos por su aportación de energía y proteína. Hay regiones que tienen alto potencial de producción por su ubicación latitudinal, suelo y topografía, y por su disponibilidad de agua.

- La agricultura de nicho: Hay tantas oportunidades en la agricultura que muchos productores han volteado a los diferentes nichos como son los "Specialty Crops" para exportación, agricultura orgánica, no-GMO´s, denominación de origen y productos agrícolas locales. El crecimiento del valor de la producción agrícola en México va en crecimiento y es por ello que la agricultura de nicho se ha vuelto una oportunidad más para los productores.

Load next