El gasto en energías limpias no se reparte de manera uniforme: AIE

La inversión en energías limpias creció solo un 2% anual en los cinco años posteriores a la firma del Acuerdo de París en 2015. Pero desde 2020, el ritmo de crecimiento se ha acelerado significativamente hasta el 12%.

Según un nuevo informe de la Agencia Internacional de la Energía, la inversión mundial en energía aumentará un 8% en 2022 hasta alcanzar los 2.4 billones de dólares. Aunque es alentador, el crecimiento de la inversión dista mucho de ser suficiente para hacer frente a las múltiples dimensiones de la crisis energética actual y allanar el camino hacia un futuro energético más limpio y seguro.

El crecimiento más rápido de la inversión en energía procede del sector eléctrico -principalmente en energías renovables y redes- y de la eficiencia energética, según el informe World Energy Investment 2022 de la AIE. Sin embargo, el aumento del gasto en energías limpias no está repartido de manera uniforme, ya que la mayor parte tiene lugar en las economías avanzadas y en China. Y en algunos mercados, la preocupación por la seguridad energética y los altos precios están impulsando una mayor inversión en el suministro de combustibles fósiles, sobre todo en carbón.

No podemos permitirnos el lujo de ignorar ni la actual crisis energética mundial ni la crisis climática, pero la buena noticia es que no tenemos que elegir entre ellas: podemos abordar ambas al mismo tiempo", afirmó el Director Ejecutivo de la AIE, Fatih Birol.

"La única solución duradera es un aumento masivo de la inversión para acelerar la transición a la energía limpia. Este tipo de inversión está aumentando, pero necesitamos un incremento mucho más rápido para aliviar la presión sobre los consumidores de los altos precios de los combustibles fósiles, hacer que nuestros sistemas energéticos sean más seguros y conseguir que el mundo se encamine a alcanzar nuestros objetivos climáticos."

La inversión en energías limpias creció solo un 2% anual en los cinco años posteriores a la firma del Acuerdo de París en 2015. Pero desde 2020, el ritmo de crecimiento se ha acelerado significativamente hasta el 12%. El gasto se ha visto respaldado por el apoyo fiscal de los gobiernos y ayudado por el aumento de la financiación sostenible, especialmente en las economías avanzadas.

Las energías renovables, las redes y el almacenamiento representan ahora más del 80% de la inversión total en el sector eléctrico. El gasto en energía solar fotovoltaica, baterías y vehículos eléctricos está creciendo a un ritmo consistente con el objetivo de alcanzar las emisiones netas globales para 2050.

Sin embargo, la rigidez de las cadenas de suministro también desempeña un papel importante en el aumento de la inversión. Casi la mitad del aumento global del gasto es un reflejo del aumento de los costes, desde la mano de obra y los servicios hasta los materiales como el cemento, el acero y los minerales esenciales. Estos retos están disuadiendo a algunas empresas energéticas de aumentar su gasto más rápidamente.

A partir de una base baja, se está produciendo un rápido crecimiento del gasto en algunas tecnologías emergentes, especialmente las baterías, el hidrógeno de bajas emisiones y la utilización y el almacenamiento de la captura de carbono. Se espera que la inversión en almacenamiento de energía en baterías se duplique con creces hasta alcanzar casi 20 mil millones de dólares en 2022.

Sin embargo, a pesar de algunos puntos brillantes, como la energía solar en la India, el gasto en energía limpia en las economías emergentes y en desarrollo (excluyendo a China) sigue estancado en los niveles de 2015, sin ningún aumento desde que se alcanzó el Acuerdo de París.

Los fondos públicos para apoyar una recuperación sostenible son escasos, los marcos políticos suelen ser débiles, los nubarrones económicos se acumulan y los costes de los préstamos aumentan. Todo esto socava el atractivo económico de las tecnologías limpias intensivas en capital. Hay que hacer mucho más, incluso por parte de las instituciones internacionales de desarrollo, para impulsar estos niveles de inversión y salvar las crecientes divergencias regionales en el ritmo de inversión en la transición energética.

Otra señal de alarma es el aumento del 10% de la inversión en el suministro de carbón en 2021, liderado por las economías emergentes de Asia, y un aumento similar en 2022. Aunque China se ha comprometido a dejar de construir centrales eléctricas de carbón en el extranjero, una cantidad significativa de nueva capacidad de carbón está llegando al mercado interno chino.

La invasión rusa de Ucrania ha hecho subir los precios de la energía a muchos consumidores y empresas de todo el mundo, perjudicando a hogares, industrias y economías enteras, sobre todo en el mundo en desarrollo, donde la gente es la que menos se lo puede permitir.

Algunos de los déficits inmediatos en las exportaciones de Rusia deben ser cubiertos por la producción en otros lugares, en particular para el gas natural, y la nueva infraestructura de GNL también puede ser necesaria para facilitar la diversificación del suministro fuera de Rusia. Aunque la inversión en petróleo y gas ha aumentado un 10% respecto al año pasado, sigue estando muy por debajo de los niveles de 2019.

En general, el gasto actual en petróleo y gas está atrapado entre dos visiones del futuro: es demasiado alto para una trayectoria alineada con la limitación del calentamiento global a 1.5 °C, pero no es suficiente para satisfacer el aumento de la demanda en un escenario en el que los gobiernos se mantienen en la configuración de las políticas actuales y no cumplen sus compromisos climáticos.

Los elevados precios actuales de los combustibles fósiles están causando problemas a muchas economías, pero también están generando una ganancia inesperada sin precedentes para los productores de petróleo y gas. Los ingresos mundiales del sector del petróleo y el gas ascenderán a 4 billones de dólares en 2022, más del doble de la media de los últimos cinco años, y la mayor parte irá a parar a los principales Estados exportadores de petróleo y gas.

Estas ganancias inesperadas ofrecen una oportunidad única para que las economías productoras de petróleo y gas financien la tan necesaria transformación de sus economías, y para que las principales empresas de petróleo y gas hagan más por diversificar su gasto.

El porcentaje de gasto de las empresas petroleras y gasísticas en energías limpias está aumentando lentamente, y los avances se deben principalmente a las grandes empresas europeas y a un puñado de otras empresas. En general, la inversión en energía limpia representa alrededor del 5% del gasto de capital de las empresas de petróleo y gas en todo el mundo, frente al 1% en 2019.

Las tecnologías de energía limpia requieren una serie de minerales críticos, y por primera vez el informe World Energy Investment incluye una revisión detallada de las tendencias de inversión en minerales críticos. Se necesita una inversión mayor y más diversificada para frenar las presiones actuales sobre los precios y crear cadenas de suministro de energía limpia más resistentes.

El gasto mundial en exploración aumentó un 30% en 2021, y el incremento en Estados Unidos, Canadá y América Latina ofrece la perspectiva de un suministro más diversificado en los próximos años.

Load next